Diseñador-Programador

15 Septiembre, 2014
Yusef Hassan

El pasado mes de agosto Javier Cañada firmaba el recomendable artículo “Demigods are better than unicorns”, en el que argumenta que un diseñador-desarrollador es una combinación de perfiles que realmente no funciona bien en el desarrollo de productos digitales para terceros:

Why? the bar they set for the overall quality is as high as their weakest skill. And you want the best of both for the end result.

Termina recomendando que al contratar estos perfiles mixtos la mejor opción es que ejerzan su actividad exclusivamente como diseñadores o como desarrolladores, pero no como ambos.

Ayer tuve además la suerte de asistir a la excelente charla que Sergio Álvarez Leiva impartió en UX Fighters, titulada “Design Culture is bullshit”, en la que, entre otros temas, defendió justo la visión opuesta. Sergio vislumbra un futuro (en el entorno digital) en el que los perfiles de diseñador y desarrollador terminarán fusionándose, argumentando las ventajas que el saber programar implica para diseñar, y viceversa.

En su mayor parte estoy de acuerdo con los argumentos que Javier y Sergio defienden, lo que me lleva inevitablemente a discrepar con ambos.

La mayor parte de mi actividad profesional la dedico tanto a diseñar como a programar (front y back). Por tanto, si tengo que buscar una etiqueta que describa qué hago profesionalmente probablemente una de las más aproximadas sea la de diseñador-desarrollador (designloper, devdesigner o como queramos llamarlo).

En mi opinión, el designloper tiene una especialidad diferente a la del diseñador o el desarrollador, una especialidad cada vez más demandada, pero que no viene a sustituir a las otras dos.

Obviamente si dedicas tu carrera profesional exclusivamente al diseño o al desarrollo es más probable que alcances un mayor grado de excelencia que dedicándote a ambas actividades. Llega un momento en el que tienes que elegir entre aprender más sobre tipografía o sobre optimizar código para el motor v8. Además, como señala Cañada, es probable que tu grado de habilidad en una faceta condicione tus resultados en la otra.

Pero este perfil mixto también implica sus propias ventajas. La más obvia es la autonomía y agilidad (tanto trabajando de forma individual como en equipo), lo que lo hace un perfil tan apetecible, por ejemplo, para startups. Además existen problemas de diseño y desarrollo que son más eficazmente afrontables desde perfiles mixtos. Se me ocurren: animaciones, transiciones y microinteracciones; visualizaciones con un importante componente algorítmico; responsive design…

Igualmente, existen multitud de contextos en los que resulta más eficaz contar con perfiles claramente diferenciados, por lo que no creo que vayan a dejar de ser necesarios especialistas en diseño o especialistas en desarrollo.

9 comentarios

  1. Sergio dice:

    También estuve en #UXF y creo en los unicornios (más me vale porque en esa senda camino), personalmente creo que el matiz seria más una cuestión de que como profesional solo te puedes concentrar y profundizar durante el desarrollo de un producto en una de las áreas o fases a la vez, y que muchas veces las fases de trabajo de las distintas áreas se solapan por lo que no podrías concentrarte en más de una a la vez.
    Por ello otro matiz importante seria que cada vez que cambias de tipo de tarea debes guiarte por los principios del arte en que te muevas, podría decirse ponerse el sombrero adecuado en cada momento y no cambiarlo cada dos por tres.

    Por lo demás por muy mixto que sea un perfil, siempre habrá un experto en bbdd, escalabilidad, y muchas veces sera necesario, o alguien que pueda definir conceptualmente mejor en las etapas previas.

    Creo que al final es cuestión de crear cosas y de ser capaz que cada aspecto, etapa y perspectiva este lo mejor cubierta.

    Posiblemente al final todo serán “desarrolladores” más o menos especializados en una serie de áreas u otras, la interacción, la experiencia, la programación, la arquitectura de información o la arquitectura de software.

  2. yusef dice:

    Hola Sergio,
    Gracias por comentar.
    Respecto a lo de cambiar el sombrero cada dos por tres, sé por experiencia propia que es costoso, y sí, en determinados contextos es mejor no estar cambiándolo constantemente y centrarte en una actividad, sus principios, procesos, etc.
    Aún así, en otros contextos un designloper debe estar preparado para llevar los dos sombreros puestos al mismo tiempo. Es decir, hay ocasiones en las que hay que diseñar mediante el editor de código, en las que ambas tareas son una misma.
    Por otro lado, completamente de acuerdo en que siempre habrá contextos en los que un especialista específico podrá hacer un mejor trabajo.
    saludos,

  3. Alberto dice:

    Creo que hay una cuestión sencilla y pragmática de fondo, que es la cantidad y tipo de trabajo que tiene que sacar adelante el equipo.
    Si es suficientemente grande y diverso (para terceros, como se menciona), veo ventaja en la especialización.
    Si no es así (freelance, producto propio, startup…), abarcar más en el proceso lo agiliza.

    Todo esto dejando claro que *siempre* saber hacer la otra parte del trabajo, aunque no la ejecutes, es bueno, y que las fronteras son borrosas y variables. Por ejemplo, por qué no un diseñador va a terminar de afinar estilos directamente sobre la CSS o rematar las animaciones/transicones.

    Dicho ésto, si me pusiera del lado del cliente (ese diseño para terceros), y hubiera que hacer unos iconos, me gustaría que los diseñara el mejor diseñador visual posible, me daría igual su dominio de javascript. Muy bueno en algo vs medio en muchas cosas.
    No me imagino a Jonathan Ive o Yves Behar haciendo CAD o simulando el llenado de un molde, la verdad.

  4. Jose Pita dice:

    No quiero ponerme en una posición “intermedia” pero lo voy a hacer al decir que tienen que existir tanto perfiles especializados como mixtos.

    Sobre todo en equipos de trabajo relativamente grandes es fundamental la visión de alguien que se mueva bien entre las dos disciplinas y, si me apuráis, también controle aspectos de captación (SEO – SEM) y analítica. nPero el trabajo no tendrá suficiente calidad si no es “ejecutado” por especialistas diseño – UX – AI / Front / Back / SEO -SEM – Social…

    Especialistas que, por otro lado, no pueden ser ajenos al resto de las disciplinas y deben caracterizarse tanto por conocerlas bases e importancia de cada una de éstas como por respetarlas profundamente.

    Como bien habéis apuntado, esto depende mucho del contexto y no es lo mismo un equipo de 10 personas trabajando para terceros que una startup de 3 socios.

    ¡Interesante debate!

    PD: sobre lo que @alberto sobre si el diseñador debe rematar el diseño sobre css o terminar transiciones, yo creía que este era un debate ya muerto. Un diseñador, al menos un diseñador web, debe ser experto en CSS y todo lo que afecte a la visualización de su diseño en un navegador, de lo contrario estaremos hablando de otra cosa.

  5. yusef dice:

    Hola Alberto,
    Completamente de acuerdo, al final todo es una cuestión de contextos.
    El ejemplo de los iconos está claro. Al igual que el cliente querrá que los tiempos de respuesta del servidor sean los mínimos, para lo que habrá que contar con los mejores especialistas backend…
    Ahora bien, hay otras cuestiones que el cliente puede preferir (aunque no sea conscientemente) que las realicen perfiles mixtos. Vaya, que incluso en grandes proyectos con grandes equipos, sigo viendo interesante la presencia de designlopers.

  6. yusef dice:

    Pita, compartimos posición!
    Además existe otra posible función de los perfiles mixtos de la que aún no hemos hablado y es la de coordinar equipos de especialistas, como es precisamente tu caso.
    saludos

  7. Yo también asistí a #UXF y le hice una de las preguntas finales a Sergio, le pregunté de hasta que punto hablaba de “programadores más de front” que de la generalidad de programadores. Pero se me quedo en el tintero el hecho de que a día de hoy, reducir UX a diseño de la interfaz… quiero decir que después de 8 años en el sector, yo me centro sobre todo en la recogida de requisitos, la investigación de mercado, estado del arte, investigación con usuarios/clientes finales, alinear la estrategia de negocio, etc… y con toda esa información, intentar aterrizar esos primeros requerimientos “difusos” para que se puedan materializar en un producto o servicio “digital”.

    Con todo el cariño para los perfiles Unicornio (yo soy Trabajador Social, Sociólogo, Diseñador 3D, Diseñador web, Diseñador gráfico, Multimedia, Accesibilidad, Usabilidad, HCI, Marketing, SEO, SEM, etc…) al final uno es excelente cuando se especializa en lo que a mi me gusta llamar “una o varias fases del diseño” no tanto en las herramientas o conocimientos técnicos concretos, por lo que (en mi opinión) siempre se necesitaran buenos thinkers y buenos coders, y en alguna ocasión coincidirán en una sola persona, pero no en la mayoría, por pura lógica y sentido común

  8. yusef dice:

    Hola Juan José,
    Muchas gracias por comentar.
    Mi postura va más en la línea de perfiles mixtos entre dos perfiles relacionados (demostrando un importante nivel de profesionalidad en ambos), no tanto entre todos los perfiles posibles.
    Del mismo modo que podemos hablar de perfiles mixtos diseñador-programador, podríamos hablar de user researcher-diseñador como otro perfil mixto. Habrá contextos en los que será mejor tener user researchers y diseñadores como perfiles diferenciados y altamente especializados, y otros en los que la combinación puede resultar más eficaz.

    Todo esto aparte de que además de sobre nuestra especialidad o ‘bi-especialidad’ podamos tener conocimientos más o menos avanzados sobre muchas otras dimensiones (lo que serían t-shaped skills).

    saludos,

  9. Aníbal dice:

    En parte concuerdo con Sergio Leyva, creo en un futuro donde los perfiles de diseñador y desarrollador puedan terminar fusionándose, pero para crear un perfil nuevo y diferente, que no sustituye a los dos anteriores, si no que los complementa para dar una visión mas global. A parte de las claras ventajas que implica la fusión de ambas disciplinas, veo que los procesos de trabajo, la forma de trabajar, las herramientas… etc. cada vez son más parecidas en ambos perfiles del desarrollo.

¡Hola! Este blog se escribe con Calmly Writer y se gestiona con Wordpress (rss)