Más allá del Diseño Centrado en el Usuario

22 diciembre, 2010
Yusef Hassan

Aunque el Diseño Centrado en el Usuario es el enfoque o filosofía de diseño más representativo y utilizado en el contexto de la Ingeniería de la Usabilidad, existen otros enfoques que, si bien tienen muchas similitudes con el DCU, reformulan algunos de sus conceptos y premisas. Entre estos enfoques alternativos destacan:

  • Diseño Participativo o Cooperativo:
    Este enfoque de diseño, de origen escandinavo, se diferencia del DCU en que no sólo se articula como un proceso conducido por información acerca de los usuarios (obtenida por métodos de investigación y evaluación), sino que además involucra a estos usuarios, el cliente y empleados de otros departamentos en el proceso de diseño. Es decir, los usuarios no sólo son fuente de información para el diseño, sino que cooperan activamente en la toma de decisiones de diseño.
  • Diseño Centrado en la Actividad:
    Uno de los problemas del DCU es que el perfil de los usuarios (sus características, hábitos, necesidades y objetivos) varían con el tiempo. En otras palabras, un diseño centrado en los usuarios de hoy puede resultar un mal diseño para los usuarios de mañana. El Diseño Centrado en la Actividad lo que propone es no utilizar al usuario potencial como unidad de análisis, sino utilizar la actividad en la que se enmarca el uso del producto. Por ejemplo, el perfil de los médicos hace diez años poco tendrá que ver con el perfil de los actuales, pero en cambio la actividad de pasar consulta sigue siendo muy similar. El objetivo no es tanto crear productos adaptados a los usuarios, como productos adaptados a la actividad a la que servirán.
  • Diseño Centrado en el Uso:
    Como resulta obvio, la primera diferencia respecto al DCU es el foco o unidad de análisis, que en vez del usuario es el uso, entendido como el conjunto de tareas que el usuario ejecutará sobre el producto. El Diseño Centrado en el Uso tiene su origen en la Ingeniería del Software, y en vez de concebirse como un proceso iterativo de ensaño y error, lo hace como un proceso en el que las decisiones de diseño se basan en modelos robustos y técnicas como los casos de uso, reduciendo al mínimo la necesidad de iterar y realizar pruebas de evaluación con usuarios.
  • Diseño Dirigido por Objetivos:
    Este enfoque es una extensión del DCU que intenta fundamentalmente eliminar la brecha que suele producirse entre la investigación con usuarios y la toma de decisiones de diseño, es decir, que intenta superar la dificultad que supone aplicar los resultados de investigación de forma práctica. Para ello propone que el diseño se encuentre dirigido por los objetivos del usuario, que los diseñadores participen en la investigación de la audiencia, y que la información extraída de dicha investigación se represente y sintetice utilizando «personajes»: fichas con arquetipos de usuario representativos de la audiencia.

De todos estos enfoques, el que me parece más interesante es el Diseño Centrado en la Actividad, aunque – como el resto – no resulta útil en todos los contextos ni – en su caso particular – es fácil de implantar en proyectos con fechas de entrega ajustadas.

Un comentario

¡Hola! Este blog se aloja en Dinahosting y se gestiona con Wordpress (rss)